Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on email
Share on whatsapp

Hay que dejar que “ESO” muera

Holanda, Holanda… me encantó la idea de escribir y dejarte un audio, tal como lo hice la semana pasada, así que aquí va nuevamente. El audio tiene algo más de cosecha espontánea que surgió cuando iba leyendo, y lo puedes escuchar acá:

Para leer, va tu artículo. Tiempo estimado: 7 min.

Hay que dejar que “ESO” muera

Y aquí estamos otra vez, en el encierro 2.0. Y para las que estamos en este camino de conocernos profundamente; de vivir llenas de sentido y propósito, con metas dignas de nuestra atención; cachar que nuestra existencia abarca más que nuestra hermosa corporalidad – un cuerpo que habita un espíritu leí por ahí hace tiempo… uffff let me tell you…

No nos vamos a ver la suerte entre gitanas. Sabemos que estamos en la noche oscura del alma, en la necesidad de actualizarnos, de hecho por acá estoy usando mucho las esencias Mustard y Sweet Chestnut del sistema floral de Bach en mis fórmulas personales, dos flores que nos ayudan para manejar la tristeza, pérdida y la oscuridad emocional para navegar este momento tan re peculiar que estamos viviendo.

La noche oscura del alma

¿Qué es esta cosa? Es ese momento cuando estás emocionalmente en el hoyo negro, de sentirte en un limbo entre la vida y la muerte, con una angustia existencial de la mierda 💩 donde a ratos crees que realmente te vas a morir. Cualquiera que haya vivido la angustia desde una cosa leve hasta una crisis de pánico sabe de qué estoy hablando.

Y es ese momento en que no te queda otra que rendirte, porque hasta donde yo sé, los momentos difíciles no se superan poniendo resistencia.

Lo bonito dentro de todo esto, es que si bien a veces sentimos que nos estamos desquiciando – digamos las cosas por su nombre perrrfaverrrr – lo que está pasando es que estamos cambiando de piel.

Y si somos personas sanas en busca consciente de equilibrio interior; que estamos trabajando en nosotras mismas, en nuestro propio crecimiento espiritual y terrenal; juntando estas hebras del ADN que por siglos hemos pretendido que corran en paralelo, pensándolas en separado:

Podemos decir que es altamente probable que NO nos estemos volviendo locas, sino que seguimos despertando, ascendiendo en consciencia, y eso se siente mal en el cuerpo y en la realidad por un rato… ¿O no?

¡Sipo! Porque te estay muriendo metafóricamente hablando y eso DA MUCHO MIEDO. Y es la oportunidad de rendirte para que tu alma pueda tomar el volante de tu vida y llevarte por el camino que por contrato cósmico de encarnación viniste a recorrer. Y aquí es super importante generar esta comunicación equilibrada entre mente y corazón, usando la mente como una herramienta a tu servicio, y que no solo rija la mente o solo rija el corazón.

En este camino, descubrimos cosas de nosotras que antes no habíamos visto y que ahora nos toca integrar. ¡Y en eso estamos juntas! Yo creo que más de alguna que está leyendo o escuchando esto ha sentido alguna vez que está viviendo la noche oscura del alma, ese momento tan doloroso, solitario, donde la mente no para de hablarte y ponerte imágenes terribles al frente…. con la treta de ver si enganchas, a ver si te lo crees… y es probable que te lo creas porque estás inmersa en ese momento de la oscuridad álmica, que es la antesala a tu renacer… a tu nuevo yo.

Y es justamente en este proceso que tuve un momento de lucidez para encontrarme con una repetida y no tan obvia verdad:

Hay que dejar que algo muera para que algo nuevo nazca

Como nos pasa a muchas almas encarnadas, nuestra personalidad se compra el cuento del “deber ser” insano, tóxico, ese que te dice que tienes que ser de X manera para no ser despreciable.

Para ser un bien consumible y transable en el mercado de tu círculo social, laboral, familiar incluso, y por siglos y siglos afectivo-romántico-ser de las que son para pololear, y eventualmente, casarse.

Convengamos el el deber ser tiene algunas cosas buenas, regula cosas que nos permiten vivir relativamente tranquiles en sociedad. Y está, con eso es suficiente.

Y cuando nos encaminamos en el camino de lo insano para evitar ser despreciables y acercarnos a ser aceptadas por la tribu a la que queremos (o creemos querer) pertenecer, ahí es donde empezamos a alejarnos del camino de nuestra alma. 

SHAN-FLES 🤓

Me encanta esta idea que fue planteada por el Dr. Bach en el temprano siglo XX, pero no solamente él lo ha dicho. Lo interesante es que en su caso, él es médico, y postula que la enfermedad se produce por este divorcio entre la personalidad y los dictados del alma. Y como una chica rehabilitándome de una fibromialgia de la puta-padre, lo confirmo y lo sé verdad.

Es decir, dejar de escuchar a nuestro corazón y no vivir nuestro propósito – algo muy del deber ser del siglo XX – nos puede llegar a enfermar. Y yo lo he vivido en carne y hueso. Partió como una depresión en el 2000, desencadenó en una fibromialgia en el 2020.

Qué desastre ha resultado el no escuchar el llamado del corazón, que es el lugar donde al fin y al cabo habitas tú. Ahora, podemos decir que en este momento de la historia es donde hay cabida para empezar a escuchar el llamado del corazón. Por los acontecimientos históricos de hace un siglo y más atrás, no había cabida para esto, pero ahora sí. Por lo tanto esas creencias y programaciones han quedado obsoletas.

¿Se puede realmente ser feliz desde una vida en la mente? Yo creo que es ahí donde nos volvemos de-mentes, y aquí tenemos el resultado… una sociedad adicta al clonazepam.

Mi pregunta es: ¿Qué te falta para que decidas tomar ese camino álmico y vivir tu propósito de vida? Lo que te puedo garantizar es que al principio va a ser igual de difícil de lo que estás intentando sostener ahora, pero LA GRAN DIFERENCIA es que es lo que te traerá satisfacciones en el largo plazo.

Entonces:

¿Por qué no intentarlo?

Tengo muchas ganas de leerte y saber en qué estás tú en este momento de cambio de piel. Cuéntamelo todooooo porfis.

Un abrazo cooooooooósmicooooooo.

 

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on email
Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on email
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *