Por: Catalina Bonnet En: octubre 15, 2016 Dentro de: Pequeñas Inspiraciones, Salvaje Maternidad Comentarios: 2

Si hay algo que decir sobre el puerperio, es que te hace crecer como mujer en un nuevo rol, porque al nacer tu guagua mueres y te reconstruyes a partir de este nuevo escenario: adolorida del parto, vulnerable, expuesta, revolucionada de amor, aleonada, protectora de tu manada y con unos cuantos tornillos sueltos que no hay que volver a ajustar.
 

No, no y NO. ¿Por qué no?

 
Es que ya no hay cabida para la vida como era antes. Estás en un momento de creatividad y expansión, y para eso se tienen que desajustar y mover las viejas estructuras, para rearmarte y transformarte.
 

¿Volver a la normalidad?

NO.

Esta es tu nueva normalidad. ¡BIENVENIDO CAMBIO!

 
Entonces, te llega el puerperio, el amor y las hormonas, todas revolucionadas, todo de una vez, todo de golpe. Y de pronto te das cuenta que la maternidad no es lo que esperabas. Tal vez una amiga te contó unas cuantas verdades, y no le hiciste caso, o pensaste: “Eso no me va a pasar a mi”.
Hay dos grandes aspectos que son antesala para que haya un colapso doméstico:
 

  1. No veías venir todo el trabajo que implica una guagua: nunca imaginaste el cansancio de los primeros meses de postparto y no fuiste previsora en armarte tu red de apoyo más íntima: familia, mejores amigas y asesora del hogar en el mejor de los casos.
  2.  

  3. El ritmo de paternaje de tu pareja está desfasado: no entiende intuitivamente al nuevo integrante de la familia, y muchas veces no va a entender que tú ya no puedes tener un rol tan activo en las tareas domésticas, porque eso es desatender a la guagua. En este punto se evidencia y sale mucho a la luz lo machista que es nuestra sociedad, y el rol activo que tenemos las mujeres en mantener ese status quo.

 

Con estos dos ingredientes en la coctelera, tenemos la fórmula perfecta para que en el postparto, la casa parezca un campo minado, y nos referimos tanto en su aspecto como en el clima emocional.

 

Para esto, hay unos tips que consideramos son imprescindibles para resolver lo práctico, que es el primer paso. Recordemos que el amor se manifiesta en acciones que lo construyen y refuerzan en el tiempo, y sobretodo en esta etapa LO PRÁCTICO PUEDE SER “DE LO MÁS” AFRODISIACO. ¿Por qué? Por que resolver asuntos prácticos es tener consideración por el otro y es hacer equipo en colaboración. ¿Y lo emocional? Pues, conviven, pero eso es materia para otra entrada de blog.
 

Manos a la obra, vamos con los tips:

 

  1. Sabemos que es molesto estar en una casa desordenada. A eso sumarle que está sucia y es peor. Si tienes a alguien que te ayude activamente en mantener la limpieza y el orden, es un GRAN, GRAN, GRAN regalo/inversión, ya que ese desastre es muy agotador y con el paso del tiempo desgasta mucho.

 
Si aún estás embarazada:
 

  1. Antes del parto, haz un calendario de participación de tareas domésticas de los integrantes de la familia. Cosas pequeñas que vayan aportando a mantener limpio y a ahorrar tiempo y energía, por ejemplo:

 

El que ensucia – lava

¿Quién se encargará de que haya papel higiénico en el baño una vez a la semana?

¿Quién hará la cama y en qué días?

Todas las mañanas antes de partir al trabajo, te tienen que dejar el desayuno preparado.

(Créeme, esto es muchas veces algo que NO lograrás hacer. Ya sé, estás pensando ¿Pero cómo?)

Etc.

¿Ya nació la guagua?
 
Escenario 1:
 
Pongámonos en el escenario más rudo: Nació y no tienes mucha red de apoyo, y estás sin nana. Hay que priorizar, y hay dos cosas QUE BAJO NINGUNA CIRCUNSTANCIA PUEDEN FALTAR:
 

  1. Ropa ESCOBILLADA, lavada y seca. Hacemos énfasis en ESCOBILLAR, porque no es simplemente tener ropa limpia para la guagua. En los primeros meses la ropa se mancha y mucho, y no basta con tirarla a la lavadora. Escobillar para que no se eche a perder la ropa de tu guagua.
  2.  

  3.  Tener comidas listas, y en esto considerar el desayuno, colaciones (porque te dará mucha hambre si amamantas), el almuerzo y botellas de agua repartidas por la casa.

 
Repártanse estas tareas, y sé paciente con tu pareja si la panty quedó amarilla con caca porque el escobillado no fue “como yo lo haría”. Premia el esfuerzo y la iniciativa de compartir las tareas y la crianza en vez de enfocarte en lo que no está haciendo.

Si eres una mamá sola, lo que funciona bien es a penas mudes y manche la ropa, tú la enjuagas bajo el grifo, y luego la dejas remojando en un recipiente con agua y jabón. Así, cuando puedas hacerte un momento para enfocarte en ello, las manchas saldrán fácilmente, y no tendrás que disponer tanto tiempo para hacerlo.

Con esto solucionado, todo lo demás puede esperar. Esto es lo primordial. Por favor, no te pongas a limpiar cuando tu hij@ esté durmiendo, tú y tu guagua necesita que te recuperes, porque la demanda de amor, mismos, juego, atención va en aumento, NO PARA.

 
Escenario 2:
 
En un escenario más amable, con una red de apoyo consolidada (familia, amigas, nana) y visitas seguidas de tu familia y amigas cercanas – pero ojo, esas visitas que aportan, que van a lavar, cocinar, tenerte la guagua en brazos EL TIEMPO QUE TÚ DECIDAS para poder ducharte y lavarte los dientes – estos dos puntos antes mencionados siguen siendo lo principal.

Sin embargo  vas a poder disfrutar de una situación doméstica más distendida y relajada y te va a ahorrar hartas discusiones innecesarias.

 

Lo principal es tu descanso y esto no sé por qué se nos olvida, o pecamos en disminuir su importancia.

 
¿Cuáles son tus impresiones sobre lo que se viene? Déjanos tus comentarios acá abajo, ayúdanos a difundir el mensaje si te gustó y danos tu like en la página de Facebook Salvaje Maternidad.
 
Nos vemos la próxima semana con otra entrada de blog, donde hablaremos sobre las hormonas y la tentación de estrangular al marido.
 

Namaste hermosas.

Comparte en las redesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone
Catalina Bonnet

Catalina Bonnet

Mamá de Celeste, Life coach, Geógrafo.
Empoderamiento humano, liderazgo y alineamiento de equipos.
Catalina Bonnet

Trackback URL: http://divinocoaching.com/puerperio-y-locura-domestica/trackback/

2 Comentarios:

  • Liss
    octubre 16, 2016

    Estoy viviendo este proceso con mi Clarita de 1 mes, mi Sofía de 8 años y mi ex…tratando de entendernos y llevar la fiesta en paz dentro de un marco de respeto por la familia que armamos y la pareja que se destruyó, desde este escenario puedo aportar con unos tíos básicos que me han funcionado;

    – cocinar para varios días, ya que en la semana estoy sola con la guagua y me es más fácil ir recalentando la comida en porciones chicas durante el día

    -hacer lista de lo que puedes comer para cuando delegues ir al supermercado (mi vida antes de la guagua era full condimentos, cafeína y todas las delicias que no le hacen bien a la pequeña)

    -tener muchos pañales, suena cliché, pero nunca es suficiente ?

    -donar la mayor cantidad de ropa posible a penas les quede chica, con esto aliviamos el gasto de otras madres y contribuimos a generar lazos de amistad, además de evitar que la ropita se acumule y nos ocupe espacio innecesario

    Reply
    • Catalina Bonnet
      octubre 22, 2016

      ¡Hola Liss!
      Gracias por tu aporte, tienes toda la razón. Cocinar para varios días es una gran solución, a mi en estos tiempos me da lo mismo si me repito el plato varios días, con tal de estar bien alimentada y con la energía suficiente para hacer todo lo que tengo que hacer.
      Y sin dudas que cuando tenemos hijos el desafío es comer mejor. Seguramente lo viviste con Sofía que quería todo lo que te metías a la boca cuando empezó a descubrir el mundo, y claramente el café no es para ellos, ¡aunque lo piden!
      ¡Buen consejo lo de los pañales! De mamá primeriza, ese era mi gran miedo, estar sola con mi hija de pocos meses y que se me hubieran acabado los pañales.
      Y claramente donar… ahí diste en un punto super interesante… ¡porque vaya que se acumulan cosas!

      Lissette, ¿viste la herramienta que estamos entregando por la web? Estamos haciendo un entrenamiento gratuito en víspera de nuestro entrenamiento Coaching en Tribu para Embarazadas y Puérperas. Este es el link: http://www.divinocoaching.com/salvaje-maternidad

      Un abrazo, Cata

      Reply

Escribe tu opinión sobre este artículo:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *