Por: Catalina Bonnet En: septiembre 25, 2016 Dentro de: Salvaje Maternidad Comentarios: 4

Autora: Pamela Poblete

Esta fue la primera pregunta que me hice al llegar a mi casa después de haber tenido a mi hijo.

 

Claro que para mí no era tan solo ¡oh! Y ahora ¿Quién podrá defenderme?… además de defenderme, era también ayudarme, apoyarme, contenerme, cuidar de mí y mi guagua, estar ahí para mí, mi hijo y mi puerperio. Realmente era mucho que pedir, ¿Quién sería el valiente?

 

Sin embargo, a pesar de esto, SI hubo alguien que dijo ¡¡¡YOOOO!!!  A mi desafiante pregunta… y esa fue ¡MI MADRE! MI SUPER HEROÍNA.

 

“¡¡Mamá, mira estas pechugas!!  Tengo miedo, me va a dar mastitis… Mamá quiero dormir, ya no doy más…. Mamá tengo hambre, el Tomi no duerme, no puedo hacer nada ¡¡ni siquiera ir al baño!! Mamá, lloro por todo, me siento tan vulnerable ¡¡no sé qué hacer!! Me da miedo salir a la calle… Mamá el Tomi no para de llorar, ¡¡no sé lo que le pasa!! ¿Quedará con hambre? A lo mejor mi leche no lo alimenta… Mamá acompáñame, ¡quédate conmigo! Mamá me duelen las pechugas, los pezones, le voy a dar mi leche en mamadera mejor, pero me da pena hacer eso… ¿Qué hago?”

 

Dirás, ¡¡¡pero que mina más MAMONA!!!

 

¡Así es! De hecho me lo decía… “Pero por Dios ¡que estoy mamonaaa!”  Y eso da rabia, porque la independencia de mujer moderna, independiente y autosuficiente  se va al ¡¡carajo!! Y te vuelves como una niña dependiente que a su vez tiene que ser grande y madura para contener y alimentar a su pequeña criatura.

 

Es una ambivalencia que cuesta tiempo entender y no sentirse culpable. Al comprender esto dejé de maltratarme con ese término, porque no es ser “mamona”, es ser una madre primeriza que necesita de apoyo y contención.

 

Volviendo a todas estas frases y preguntas de los primeros días de mi puerperio,  la respuesta de mi mamá siempre fue…

 

”TRANQUILA HIJA, YO ESTOY AQUÍ PARA AYUDARTE”

 

No había nada más balsámico que escuchar aquellas palabras.

 

Es que creo que existen dos hitos reveladores en la vida de una mujer: El nacimiento de un hijo y el nacimiento de un nieto, pero proveniente de la hija.

 

Es algo que no tiene que ver con el nieto propiamente tal, es de QUIEN proviene ese nieto, claramente el aporte que podrá hacer ella como madre-abuela en ayuda de su hijo será mucho menor que el aporte que podrá entregar a su hija.

 

¿POR QUÉ?

 

Porque un hijo no da a luz, una hija si, y al hacerlo posiciona a su madre automáticamente como  la mujer más sabia de la familia, porque será la  abuela quien cuide, proteja y enseñe a su hija primeriza(o no) y a su nuevo hijito. Eso es lo que pasa en las tribus.

 

En una TRIBU, la abuela y las demás mujeres de la familia se encargarán de proteger, contener a la mujer recién parida y a su hijo y ayudarle en todo lo que necesite y mientras se va desarrollando esta convivencia se traspasará información valiosa para la crianza del pequeño.

 

Por lo que el puerperio es un momento tan crucial para UNA COMO HIJA, que tu madre, no tiene, sino que DEBE estar ahí contigo, porque esta acción a mi parecer es la que bautiza el termino del rol de madre para dar paso  al querido rol de abuela. En este proceso se vuelve alimentar el vínculo madre-hija, se mueven amores, rencores, hay perdones y sanaciones. Desde el punto de vista emocional, el apoyo o desentendimiento de tu madre en esta etapa tan importante para ti,  puede dejar una herida profunda o una emoción de gratitud eterna.

 

El puerperio es el acontecimiento en donde tu madre y tú se unen para un fin en común, fortaleciendo lazos aún más profundos, porque de algún modo se encuentran, se entienden la una a la otra y por fin hablan el mismo idioma. Tú aprendes de tu madre y tu madre seguirá enseñando y ahora aprendiendo de ti, crecen juntas.

 

Es el amor de madre, el incondicional, el que nunca termina, el que tiene paciencia eterna, el que no se acaba, el que no deja de tener compasión por sus hijos. Ese amor es el que UNA como hija necesita en todo momento del puerperio, porque nadie te va a entender, ni a contener como tu madre, así, imperfecta, tal cual es.

 

Por medio de este proceso,  es en donde tu madre, ahora abuela, entrega todo su conocimiento basado en la experiencia, cognoscitiva, emocional y ancestral. Aquí es donde ella, saca la cuenta de cómo fue en su rol de madre. Esta es otra oportunidad que le da el universo para revalidarse, para reivindicarse, para inyectarse de energía y quehaceres, de volver a reencontrarse con ese amor que viene de las entrañas, de volver a conectarse con ese ser pequeñito que es parte de gran parte de ella, TÚ. Esa mezcla de amor profundo, experiencia, información, conexión entre las viejas y nuevas generaciones, si es información obsoleta o no, el hecho de que sea basado en SU experiencia te hace más consciente en tu nuevo rol de madre, y te ayuda a decidir si es lo que realmente quieres para tu hijo, te dará el ¡vamos! para tomar decisiones importantes en ese aspecto.

 

¡HEY ABUELA!

SI, ¡TÚ!

 

Si eres una futura ABUELA o ya lo eres y estás leyendo esto, te Invito a que TE CONECTES con TU HIJA, es una instancia única de seguir conociéndose, de disfrutar de la compañía de ambas, de hablar temas que antes eran “tabú”, de contarse infidencias, de volverse amigas, en este territorio la autoridad, la razón absoluta y hacer todo lo que la mamá diga, ya no existe, esto es de tú a tú (y esto que te quede claro, tu hija ya no es la niña que cuida de una muñeca, tu hija se ha convertido en una madre que está aprendiendo a serlo, no necesita que le digas lo que tiene que hacer porque ella se guiará por su instinto materno, tu sólo debes ayudarla y contenerla, no entrar en lucha de roles, porque eso puede destruir la fluidez del vínculo madre-hija, mamá-bebé).

 

El puerperio es una etapa hermosa, sin embargo muy difícil y las hijas las necesitamos a ustedes ¡MADRES- ABUELAS! Ahora más ¡¡¡ QUE NUNCA!!!!
Y si  el puerperio no fue la instancia de unirse y entregarse la una a la otra, NUNCA ES TARDE PARA INTENTARLO NUEVAMENTE.

 

  UN LLAMADO A LA ¡ACCIÓN!

 

DEDICATE A FABRICAR TU RED DE APOYO: TRIBU FAMILIAR Y TRIBU DE MADRES CONTEMPORÁNEAS.

 

Si alguna de ustedes por circunstancias de la vida no puede contar con su madre o padres como red de apoyo principal, te puedes apoyar en el resto de tu tribu familiar, pareja, hermanas(os), primas(os), tías(os), etc.

 

Organiza tu tribu familiar para que te ayuden a satisfacer  tus necesidades básicas de alimentación, sueño, pertenencia, afecto, contención física y emocional, sin embargo NO TE OLVIDES de ser parte de una tribu de madres que te permita satisfacer la necesidad de contención emocional y mental, vital para tu salud y la de tu hijo. Un grupo de mujeres que vivieron o viven  lo mismo, cada una desde su realidad, las mismas emociones, interrogantes, locuras. NO TE PUEDE FALTAR.

 

EDÚCATE Y EDUCA. Cuéntale a tu círculo que va pasar, que te va a pasar a ti,  porque cuando uno está en puerperio eres un ser tan lábil y vulnerable que no da ni la cabeza ni el cuerpo para empezar a dirigir o delegar. De hecho, una espera que su entorno más cercano se pronuncie, sin embargo tu entorno no sabe tus necesidades, porque ve tu proceso desde afuera. Si a veces ni tu pareja entiende lo que estás viviendo, estando contigo en todo momento, menos el resto. Por esto, identifica lo que necesitas y háblalo FUERTE Y CLARO.

 

GRABA ESTO PARA SIEMPRE EN TU MENTE:

¡UNA PUÉRPERA NO PUEDE ESTAR SOLA EN NINGÚN MOMENTO!

 

Esto habla de salud mental y emocional. Créeme, se estremece de tal manera el fuero interno que aparece otra tú, llena de amor, pero también llena de sombras. Este momento de tu vida quizás sea el único en  donde te sientas tan frágil, lábil y vulnerable, las emociones son una montaña rusa y tu mente actuará como “un enemigo en casa”. Tendrás que lidiar con estos dos personajes por un tiempo considerable, de ahí radica lo crucial de la ayuda y el real acompañamiento.

 

Por lo tanto, GESTIONA TU RED DE APOYO durante el embarazo, ES LO MÁS IMPORTANTE. Infórmate en que consiste el embarazo, el puerperio, lo normal, lo patológico para estar alerta. El rol que tiene que cumplir la pareja, la familia, los amigos, etc.

Esto lo tienes que saber, para delegar antes de tener a tu hijo. Deja firmado y sacramentado quien te hará un plato de comida, quien te ayudará con el quehacer, quien cuidará a tu guagua para que puedas descansar, con quien irás o quien te acompañará cuando estés colapsada, etc. Esto aportará tranquilidad y podrás dedicarte a lo realmente importante:

 

TU HIJO, TÚ Y TU NUEVA FAMILIA.

 

Hasta la próxima entrada. Si te gustó este blog, compártelo para que el mensaje llegue a más personas que se puedan beneficiar de esta información. Déjanos tus comentarios acá abajo y dale like a nuestra comunidad en Facebook: Salvaje Maternidad.

Comparte en las redesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone
Catalina Bonnet

Catalina Bonnet

Mamá de Celeste, Life coach, Geógrafo.
Empoderamiento humano, liderazgo y alineamiento de equipos.
Catalina Bonnet

Trackback URL: http://divinocoaching.com/oh-y-ahora-quien-podra-defenderme/trackback/

4 Comentarios:

  • Patricia Palma A.
    septiembre 27, 2016

    Me parece de gran ayuda , para aquellas mamitas, en la cual la llegada del primer hijo, aunque es lo mas hermoso que le puede ocurrir a una mujer , tambien por un momento se transforma en un caos, solo las mamas ahora tranformadas en abuelitas podran entenderlas, apoyarlas y tranquilizarlas en esos momentos de falta de sueño , angustias y miedos.

    Reply
    • Catalina Bonnet
      octubre 01, 2016

      ¡Hola Patricia! Gracias por tu feedback. Si, las abuelas son nuestras grandes aliadas <3 y nos apoyan con su contención. Así también nuestra tribu de mujeres.

      Un abrazo.

      Reply
  • Marcela
    octubre 03, 2016

    Uf!!! Que heavy… con mi segundo hijo no tuve acceso a nada de eso. Fue un comienzo bastante traumático por decir lo menos y lejos de todo tipo de tribu… ha sido complejo, ha sido crudo… muchas veces no contamos con ese apoyo tan fundamental y al final… son ellos los que a veces tienen que soportar una madre al borde de la locura… jajajja pero vamos mejorando…
    Lindo post!

    Reply
    • Catalina Bonnet
      octubre 08, 2016

      Muchas gracias por tu feedback Marce! Y claro que si… no sabemos hasta que lo vivimos. Antes de ser mamá es tan fácil tener opinión sobre todo. Pero vivirlo es otra cosa… Lo hermoso es que cada hijo que llega abre un nuevo nivel de consciencia, y como dices tú, vamos mejorando…

      ¡Un abrazo!

      Reply

Escribe tu opinión sobre este artículo:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *