Por: Catalina Bonnet En: octubre 08, 2016 Dentro de: Salvaje Maternidad Comentarios: 0

Autora: Pamela Poblete

Cuando nos llega el notición de que estamos embarazadas automáticamente nuestra mente comienza a trabajar en lo que vamos a tener que hacer para recibir a este nuevo integrante de la familia. Dejando de lado un poco las emociones, nos volvemos concretas y prácticas. Sin embargo de repente nos dispersamos y desgastamos en cumplir con ciertas actividades que nos alejan más que nos acercan del practicismo y del verdadero valor de nuestro tiempo de embarazo.

 

Algunas actitudes típicas que tomamos cuando sabemos que estamos embarazadas:

 

1.- Pensar que este es el momento preciso de trabajar lo que más se pueda para ahorrar, pagar el parto y tener un buen pasar en el postnatal.

 

2.- Volvernos locas comprando  mil y una cosa que nuestra guagua según nosotras va a necesitar.

 

3.- Obsesionarnos con su pieza muy linda, cuidadosamente decorada, muy pintada en tonos pasteles.

 

4.- Leer revistas llenas de tips de cómo se alimenta tal famosa para mantener la figura apolínea durante el embarazo.

 

5.- Pensar que en la licencia prenatal vamos a poder hacer todo lo que no hemos podido porque hemos estado muy ocupadas trabajando: ir de shopping, vitrinear, pintar y amoblar la pieza de nuestra guagua, tener tiempo para leer, salir a muchas partes, etc.

 

6.- Hacer pilates o yoga prenatal para mantenerse en forma, porque x persona nos dijo.

 

Bueno, y porque queremos resignificar las actividades del embarazo, les daremos algunos consejos que vale la pena analizar.

 

1.- ¡¡¡NO PIENSES EN VOLVERTE LOCA TRABAJANDO!!! Se entiende que necesitas estabilidad económica y eso es lo que más te preocupa, pero RECUERDA QUE… tu cuerpo ¡¡está produciendo un ser humano!! Tiene toda su energía focalizada en ello, por lo tanto no te exijas. ¡CUIDATE! haz todo al compás de tu cuerpo, comienza a conectarte con tu instinto materno en desarrollo, haz el ejercicio, trata de sentir que es lo que te está diciendo.

 

2.- NO TE VUELVAS LOCA COMPRANDO, si tienes red de apoyo, obvio que te hará un baby shower. Compra lo que realmente te haga falta después de esta actividad, para que no pierdas tiempo ni dinero en ello. Si no alcanzaste a tener un baby shower, pide cosas prestadas, recicla, te ahorraras dinero y espacio cuando ya no las ocupes más, las podrás devolver.

 

3.- Si bien a nosotras las mujeres nos encanta decorar, comprar, pintar, trata de no gastar tanta energía en ello, porque quizás ese dormitorio no será ocupado por tu hijo en muuuuucho tiempo más. Mientras tanto quizás sea la más hermosa pieza tendedero-bodega y después habrá que modificarla porque las necesidades del niño cambian. Así que piensa bien si es TAN necesario arreglar esta habitación ahora.

 

4.- Lee y busca información realmente valiosa para ti y tu guagua,  no llenes tu cabeza de frivolidades. A quien le importa que “Fulana” solo subio 5 kilos en el embarazo y en el primer mes postparto bajó 10, esto solo hará sentirte presionada a cumplir con un estándar que es real para mujeres que viven otra realidad, todo proceso corporal es único para cada mujer.

Te recomendamos leer a Laura Gutman “La maternidad y el encuentro con la propia sombra”. Este libro te permitirá entender más fácilmente lo que vas a vivir en el puerperio, te ayudará a vivir el embarazo más consciente de todo lo que te está ocurriendo, será tu libro sagrado.

 

5.- Lee bien esto: Cuando salgas con tu prenatal, lo único que querrás será descansar, por lo tanto haz lo que realmente sea necesario. No te martirices yendo al mall a vitrinear por horas, porque tu cuerpo no lo tolerará. No hagas esfuerzos sobrehumanos por conseguir algo, pídeselo que otro lo consiga o ve si está en internet.

 

6.- QUE LAS ACTIVIDADES FISICAS QUE REALICES TENGAN UN SENTIDO MAS PROFUNDO PARA TI. Preparar la musculatura de tu cuerpo para el parto, conectarte con la relajación que te provoca hacer estas actividades y contarle a tu hij@ lo bien que te sientes haciendo esto que te hace feliz. No hacerlo porque “me dijeron” o si es bueno, pero “no me gusta”, Nuevamente… ¡¡¡haz cosas que te hagan feliz!!!

 

7.- Trata de que todas las actividades que realices tengan una conexión profunda contigo, que te ayuden a tener pensamientos y emociones positivas y te relajen : Como por ejemplo, leer un libro, bailar, salir, compartir con otras embarazadas para conversar de sus experiencias, pintar, tejer, ¡¡LO QUE TU QUIERAS!! Y comienza a hacerle caso a tu instinto materno, conéctate con él desde ya, él es el que te va a ayudar en la hermosa tarea de criar. Mientras más conectada estés con tu instinto, más fácil se te hará el puerperio.

 

8.- ¡¡Pololea!! Si tienes pareja, hagan actividades que los llene de energía, amor y felicidad, aprovecha el efecto de las hormonas y tengan una espectacular luna de miel. Vivan la sexualidad en todo su amplio sentido, comuníquense verbal y físicamente, largas conversaciones, cariños, besos, abrazos, y otras expresiones de afecto. Sentarán las bases para un lazo fortalecido entre ustedes para la etapa del puerperio. Lo que sientan y piensen ambos es importante.

 

Si no tienes pareja: Sal con tus amigas, pásalo bien, anda a bailar, a cantar, actividades al aire libre, no te restrinjas salir si has tenido un embarazo sin problemas, pero recuerda siempre escuchar a tu cuerpo, no te sobre exijas. Si tu embarazo ha sido complicado, que tus amigas organicen el carrete en tu casa.

 

El embarazo es un tiempo de reflexión, de ambientación a un gran cambio, de conexión profunda contigo y tu hij@,  tu pareja y de búsqueda de respuestas.

En este camino comenzarás el descubrimiento de saber quién realmente eres, con todas tus virtudes, defectos y heridas de esa niña que habita en ti, por lo que es demasiado importante que no salgas arrancando cuando descubras todo esto, sino que toma lo bueno, atesóralo  y tu lado más oscuro que lo habías dejado en el confín de tu alma, miralo, enfrentalo y resuelvelo.

 

El embarazo es un acontecimiento que llega a potenciarnos y no la burbuja infantil rosado-celeste que se rompe cuando nace nuestro hijo. Y que nos sorprende con una cruda realidad sin herramientas.

Por lo tanto hazte activa en estos 9 meses, dedícate a ti y a fortalecer lazos.

 

Tú eres tu propio recurso.

 

Esperamos que te haya gustado este blog, si es así, comparte tus pensamientos con nosotras y difunde la palabra en redes.

¡Hasta la próxima semana!

Comparte en las redesShare on Facebook0Share on Google+0Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn0Email this to someone
Catalina Bonnet

Catalina Bonnet

Mamá de Celeste, Life coach, Geógrafo.
Empoderamiento humano, liderazgo y alineamiento de equipos.
Catalina Bonnet

Trackback URL: http://divinocoaching.com/embarazo-trabajar-hacer-comprar-o-conectar-sanar-amar/trackback/

Escribe tu opinión sobre este artículo:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *