Por: Catalina Bonnet En: julio 21, 2016 Dentro de: Salvaje Maternidad Comentarios: 2

Pregúntale a cualquier mujer que sea mamá. Te dirá: la maternidad te transforma.

 

Lo que yo por lo menos tengo claro, es que cuando quedé embarazada, me volví loca de miedo y LOCA DE AMOR. El miedo, se transformó en PODER, y en nueve meses transformé mi vida y preparé el camino para SALTAR EL PRECIPICIO y dejar atrás mi zona cómoda: Todo aquello que me era común y familiar, pero que en definitiva NO ME HACÍA FELIZ.

 

Solía creer muchas cosas sobre la maternidad y la crianza, todas erradas. Lo más desafortunado, es que tenía muchas opiniones sobre cómo tenía que ser, qué había que hacer y qué no. Opinaba sin estar viviendo la experiencia, me escandalizaba al ver una teta a los cuatro vientos alimentando a un cachorro humano y en general cuando se trataba del tema hijos, tenía mi arquetipo de “vieja de #&%?!” (esa que opina, se mete, tiene siempre la razón, y que al fin y al cabo está criada a la vieja usanza)  a flor de piel.

 

Sin embargo, la vida me bendijo. Llegó el amor en forma de Celeste y me REVOLUCIONÓ con su dulzura y sus infinitas posibilidades.

 

Dulce maternidad. Hermosa bebé. Amor de madre.

 

Imagen: Propia, 2015.

 

ME TUVE QUE MORDER LA LENGUA, reconocer que estaba equivocada y desaprender todas las formas y creencias que tenía sobre esta situación vital tan particular, permanente, irreversible e indisoluble que es SER MADRE.

 

La maternidad no es lo que te pintan en las imágenes publicitarias. No es lo que te venden las películas ni las grandes marcas. Las imágenes implantadas en lo colectivo sobre la maternidad son políticamente correctas, pero la maternidad es todo lo contrario.

 

Es empoderarte y SACAR LA VOZ por tus cachorros. Es liberarte de TODO PUDOR y decidir sobre tu cuerpo. Es defender los intereses de tu manada aunque se te tire la familia encima. Es hacer una reingeniería de tu vida para poder realizarte como mama-mujer-profesional-amante. Es ser una multimujer. Es darte cuenta que eres una maga con poderes intergalácticos. ERES UNA SUPERHEROÍNA Y PUNTO. Tu hij@ llega a este mundo a vivir su propósito, pero vaya que te hace reconectar con LO REALMENTE EXTRAORDINARIA QUE ERES.

 

Estas son ligas mayores en el ciclo vital, y HOY las mamás tenemos permiso para reconocer que:

 

La maternidad saca a la luz todas las sombras. Del bla bla bla de embarazada a la práctica; cuando estás recién parida y empezando un camino desconocido e impredecible, hay un universo de separación. No puedes dar lo que no has recibido. Hay muchas cosas que vas a necesitar aprender y tantas otras que necesitarás desaprender para SER LA MAMÁ QUE QUIERES SER.

 

La maternidad es un desafío a la paciencia. Aparecen las sombras, el agobio, la necesidad de volver por unos instantes, unas pocas horas a ser esa mujer-individuo creativa, con ganas de expresar sus dones y talentos al mundo. A veces dan ganas de salir corriendo. TRANQUILA. No lo vas a hacer. No eres mala madre. ES NORMAL.

 

En algún momento hay un duelo interno por la pérdida de individualidad, el quiebre de identidad y la reconstrucción de la mujer en este nuevo rol. Es un período sensible que requiere de mucho amor, comprensión, acompañamiento INCONDICIONAL. He ahí la importancia de la TRIBU, y donde te invitamos con Pamela a participar.

 

La maternidad es un estado ambivalente. Es un querer que todo sea a la vez. Es extraño y te encontrarás en una montaña rusa de emociones en el puerperio, y en muchas ocasiones posteriormente. L@s hij@s nos llevan al límite y nos hacen expandir nuestra consciencia y desaprender las viejas estructuras. Es difícil, PERO ES MARAVILLOSO.

 

La maternidad es una oportunidad para sanar tu árbol genealógico. Ese hermoso corazón que late a tu lado te puede desafiar a hacer un quiebre en los vicios de la historia familiar y construir algo nuevo, más liviano, con otra consciencia, nuevos valores y otra conducta.

¿Para qué seguir repitiendo historias viciadas? ¿Para qué quieres que tu hij@ estudie lo mismo que tú, en tu misma universidad? ¿Para qué quieres que tu hijo sea “lo que tu no fuiste”, cuando viene a ser lo que él ES?

 

En definitiva, la maternidad es una maestría. Es una oportunidad para crecer y ser tu mejor versión y enseñar a través del ejemplo.

 

¿Es fácil?

 

NO.

 

Pero te puedo asegurar que el viaje vale cada carcajada, cada lágrima, cada tropezón, cada pataleta (¡ojo, a ti también te darán!), porque al fin y al cabo lo que queda es ese corazón revolucionado por este amor loco y salvaje que solamente un hijo viene a desatar.

 

Se viene maravillosamente intenso. PREPARA TU MATERNIDAD. Te quiero invitar a que formes parte de nuestra comunidad de Coaching en Tribu para madres en facebook Salvaje Maternidad y que conozcas más sobre maternidad y life coaching en www.divinocoaching.com.

 

Este es un viaje extraordinario. Hagámoslo en tribu, juntas.

 

 

Namaste hermosas mujeres.

 

Fotografía: Flickr

 

Comparte en las redesShare on Facebook0Share on Google+1Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn6Email this to someone
Catalina Bonnet

Catalina Bonnet

Mamá de Celeste, Life coach, Geógrafo.
Empoderamiento humano, liderazgo y alineamiento de equipos.
Catalina Bonnet

Trackback URL: http://divinocoaching.com/dulce-embarazo-salvaje-maternidad-tu-nuevo-llamado-a-la-aventura/trackback/

2 Comentarios:

  • Antonia
    julio 24, 2016

    Verdad. Es tan diverso para todos, que todo es normal, nada es extraño.
    Mi mayor aprendizaje hasta el momento. La “tribu”, o la comunidad que nos rodea a los padres, es delo trascendental para el éxito de la mate-paternidad

    Reply
    • Catalina Bonnet
      julio 25, 2016

      ¡Es tan cierto Anto! La maternidad no fue biológicamente pensada para hacerlo sola. Es colapsar contantemente. Ahora entiendo tantas cosas…
      Por eso pensamos con Pamela, que en estos tiempos donde las madres estamos incorporadas a la fuerza laboral, y además somos inquietas y queremos hacer muchas cosas a la vez, el Coaching en Tribu viene super para manejar la frustración, para acompañarse, y para resignificar la maternidad en una época donde varias estamos lejos de nuestra red de apoyo.

      ¡Gracias por tu feedback, un abrazo grande!

      Reply

Escribe tu opinión sobre este artículo:

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *